Instagram

viernes, 28 de junio de 2013

LUNA LUNERA

No siempre los días amanecen azules. A veces el azul puede verse rojo, naranja, verde o incluso negro. La historia de Paula amanece de color blanco estrella, brillante y centelleante. Su gran pasión: la Luna. Su día: el 23 de Junio. Deseaba la llegada de ese día con todas sus ansias cada año. El momento de mayor elegancia de la gigante blanca. Además, coincidía con el inicio del verano y la celebración de San Juan, la quema del pasado.

Luna Lunera
Este año viajaba con unos amigos. Esperaba que fuese su mejor verano. En el atardecer del 23, la Luna comenzó a encandilarla. Por la noche, con todos los amigos, organizaron una pequeña hoguera en la playa. Una guitarra bastaba para alegrar la fiesta. En cambio Paula hacía caso omiso. La Luna le estaba hablando y enamorando con sus palabras. Echó a andar hacia su reflejo en el mar. Atravesó toda la playa. No era ella la que andaba. No se percataba de lo que hacía. Sus pies notaron el cálido agua. Siguió andando hacia el reflejo hipnotizador. Siguió. Y siguió. Paula desapareció. Hoy en día, acompaña todas las noches a la Luna en su andadura, siempre brillando sin quitarle protagonismo a su blanca enamorada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario