Instagram

martes, 23 de julio de 2013

EL ARTE DE SONREÍR

Me gusta la historia de Van Gogh. Es una historia triste, una historia de un bohemio de su tiempo. Un hombre solitario. Incluso su oreja estaba solitaria. Sólo consiguió vender un cuadro en toda su vida. A su hermano Teo. Un día Van Gogh fue a visitarle y encontró que su cuadro era utilizado por su sobrino a modo de diana.

Pero entonces pasó el tiempo y Van Gogh murió. Fue entonces cuando se descubrió "La noche Estrellada", pintado desde la ventana del psiquiátrico.

El arte de cada uno. O cada uno con su arte.

Y es que el arte últimamente me recuerda a la historia de Van Gogh. Algo tan preciado, tan humano y peculiar, que apenas nadie lo tiene en cuenta. La cultura y el afán de descubrir los diferentes sentimientos de cada autor se pierden por la culpa de la educación anticreativa y antitodo que tenemos.

Pero bueno, todas las personas hacen arte, el simple arte de sonreír. La parte triste de la historia es que cada artista será recordado tras su muerte y no durante su vida, o incluso ni eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario