Instagram

martes, 16 de julio de 2013

LA PÉRDIDA DE LOS PARPADEOS

Últimamente me doy cuenta de que o somos muy grandes o muy pequeños. Estamos rodeados de motas de polvo que únicamente vemos a contraluz. De estrellas que están a una distancia de tropecientos años luz. De invisibles bacterias que pueden facilitarnos el inicio de la vida. De galaxias en las que tal vez encontremos vecinos. De pequeños detalles que nos perdemos al parpadear. Un parpadeo que dura menos de un segundo, pero que es suficiente para que perdamos el amor deseado. Para que no podamos pedirle un deseo a una estrella fugaz. Para que no podamos apreciar el juego de saltos que da una gota de agua al caer.


Perderse maravillas no es tan difícil como suena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario