Instagram

domingo, 4 de agosto de 2013

POR UN MUNDO SIN IMPOSIBLES

Rompe una ola. Llega a mojarme. Rompe una ola. Se me moja el corazón. Retrocede despacio, sin prisa. Pasa un pez que se deja llevar por la corriente que le impulsa, sin preocupaciones. El Sol, tímido al principio, asoma mojado al horizonte del mar después de un largo baño. No consigue encontrarse con la Luna, su gran y terno amor. Tiene aún que esperar unos 200 años para que puedan hacer su juego de luces y poder disfrutar de su media hora de pasión. Pertenecen a un amor difícil, que no imposible, como todos los amores olvidados en el buzón que se creyeron por imposibles y nunca lograron eliminar ese molesto “im”.

El primer rayo de Sol ayuda a eliminar los imposibles.

¡ABRA CADABRA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario